miércoles, 8 de julio de 2015

Tono vagal y Yoga 


 ¿Alguna vez has notado que un segmento de nuestra población está compuesta por personas cuyo cuerpo, cerebro y mente son más estables y robustas bajo todo tipo de situaciones? 
Estas personas no están perturbados por la opulencia o la adversidad, y pueden mantener su ecuanimidad durante la excitación, entusiasmo y avidez o momentos aburridos, trágicos y desapasionados. Estas personas tienden a ser más saludables y más resistente, y se clasifican como personas con "alto tono vagal." Esas personas son más resistentes bajo estrés, y pueden cambiar fácilmente de un estado excitado a un estado de relajación y viceversa sin verse perturbados. Estos individuos no solamente atraviesan fácilmente situaciones de estrés, tienden además a tener un buen poder de resistencia y son más saludables. 
Por el contrario, las personas con bajo tono vagal son más sensibles al estrés y pueden caer fácilmente presa de la enfermedad. Ellos tienden a tener la digestión débil, frecuencia cardíaca fluctuante, y dificultad en la gestión de las emociones. Las personas con bajo tono vagal se perturban fácilmente, y con frecuencia sufren de trastornos físicos, mentales y emocionales. El tono vagal bajo se correlaciona con tales condiciones de salud como la depresión, la ansiedad, el estrés crónico y el dolor. 

En resumen, un tono más alto vagal está vinculado con el bienestar físico y psicológico. Un índice de tono vagal bajo está vinculado a la inflamación, los estados de ánimo negativos, la soledad y los ataques al corazón. Entonces, ¿qué es exactamente el tono vagal? 
El tono vagal define el estado funcional del nervio vago y el grado de actividad en el sistema nervioso parasimpático. El nervio vago, que es el nervio craneal décimo y el más grande de los nervios craneales, transmite información entre el cerebro y otros órganos internos. Se inicia en la base del cráneo e inerva los sistemas respiratorio y digestivo que conectan con ello estas áreas con el sistema nervioso. Desde la base del cerebro, el nervio vago se extiende todo el

domingo, 31 de mayo de 2015

POSTURA PARA UNA BUENA MEDITACION 



Lo primero que tenemos que aprender es la mejor manera de sentarnos. Hay dos principios importantes que debemos tener en mente al buscar una postura adecuada para meditar. 

La postura debe permitir que te relajes y estés cómodo. 
La postura debe permitir que te mantengas alerta y atento. 

Son dos principios vitales. Si estás incómodo, no podrás meditar. Si no te puedes relajar, no podrás disfrutar de la meditación y, muy importante, no podrás dejar ir los conflictos emocionales subyacentes que provocan tensiones físicas. 

Sentarte derecho te permite abrir el pecho, para que puedas respirar con libertad y esto, a su vez, te ayuda a desarrollar y mantener un estado de atención consciente alerta, pero relajado. 

En todas las posiciones la espalda está recta, pero no tensa. 

¿Por qué recta? 

Porque es la mejor forma para la transferencia de las energías. Cuando no se tiene la columna en la postura correcta, termina por generar puntos de resistencia que con el tiempo se van a tornar dañinos. 

Lo que debes recordar cuando te acomodes para estar relajado y atento: 

Yoga y sistema nervioso 


El sistema nervioso es un mecanismo complejo que tiene a su cargo el incesante ajuste del ser humano con el mundo y consigo mismo. Presente en todo proceso vital, se responsabiliza por el simple parpadeo, por el funcionamiento de un órgano, por un movimiento del alma que quiere, como también por la elaboración de una abstracta concepción filosófica.
Sin ser la causa, es el medio de expresión y vida de la sensibilidad, de la razón y de la voluntad. Día y noche recibe estímulos y a todos responde, dirige la mano que toma un libro del estante, manda a una víscera contraerse, a un vaso que se dilate y a una glándula que funcione. Sin el no sería posible gustar de un concierto, ver a un gatito brincar, apretar la mano de un amigo, sonreír, apreciar la planta que está en nuestra ventana.
En la periferia del cuerpo, los estímulos, que pueden ser químicos, físicos,

sábado, 30 de mayo de 2015

La meditación "apaga" el hemisferio izquierdo y "activa" el derecho

 




La meditación "apaga" el hemisferio izquierdo y "activa" el derecho", según un estudio que el grupo de investigación de Neuroquímica y Neuroimagen de la Universidad de La Laguna ha realizado con personas mientras practicaban yoga, pero que puede extrapolarse a todo tipo de meditación. 

El neurofisiólogo José Luis González Mora, director del grupo de investigación, ha explicado a Efe que la finalidad del trabajo "Identificar los correlatos neurales del estado de silencio mental experimentado a través de la meditación Sahaja Yoga" era saber qué ocurre en el cerebro en un estado alterado de conciencia, cuando una persona medita. 
Este trabajo ha sido publicado en el "Journal of alternative and complementary medicine" y en su elaboración también han participado José Suero, Katya Rubia y Sergio Hernández, como primer autor. 
Sergio Hernández, ingeniero de telecomunicaciones que investiga en

¡Date vuelta! 



Hace mucho que no haces algo completamente nuevo? 

¿Revisas cada tanto tus creencias acerca de ti mismo, sobre tu cuerpo y la vida en general? 

¿Cuándo fue la última vez que te animaste a mirar las cosas desde un punto de vista diferente? 

Hoy te invito a abstraernos un poquito de todo y zambullirnos en un mundo nuevo, fresco y vital, el “Reino del Revés”. 

Dentro de la práctica de Yoga existe un cuerpo de posturas, “asanas” en

LA FASCIA 


La fascia es un sistema de tejido conectivo que envuelve todos los órganos de nuestro cuerpo, desde músculos a tendones o células. Una red que cubre y conecta todas las partes de nuestro organismo. 
El estudio de la fascia es relativamente reciente porque, aunque se sabía de su existencia, nunca se le había atribuido la importancia que realmente tiene. 

Antiguamente se pensaba que esta membrana era un órgano más bien pasivo, cuya única función era la de envolver y proteger, pero estudios posteriores han confirmado que es una parte viva compuesta por colágeno, elastina y diferentes células, además de un elevado nivel de agua. 
Las fascias son una parte mucho más dinámica, comunicativa, integral y fundamental del cuerpo humano de lo que se creía. La fascia es el elemento aglutinador de la estructura corporal, lo que nos mantiene en pie y a cada órgano en su lugar. Sirve de lubricante y permite que los paquetes musculares se deslicen unos sobre otros sin erosionarse, además de transportar desechos, ya que en el tejido fascial están también los conductos linfáticos, que drenan el organismo. 
La fascia está poblada de receptores y terminaciones nerviosas que pueden provocar dolor y el 80% de las molestias de espalda, con causa desconocida, pueden tener su respuesta en esta parte de la anatomía (Por ejemplo, a veces un dolor cervical puede ser causado por una retracción en una zona muy distante,